Estudio para Señoras 09-04-2014

Encuentro con Señoras

Encuentro con Señoras

Les compartimos el estudio completo para la Reunión de Señoras de esta semana. Pueden descargar el archivo completo aquí.

EL FRUTO ALCANZADO A TRAVÉS DE LOS RECURSOS DE LA GRACIA

TEMA: EL LOOR
TEXTO: Hebreos 13:15

“Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.”

INTRODUCCIÓN

Hemos utilizado los recursos de la Gracia, las armas espirituales, mientras estamos en este mundo de dolores, angustias y aflicciones, y a través de éstos hemos logrado el fruto de la victoria, así hemos vencido preparándonos para heredar la eternidad.

Habrá un día en que todas las cosas pasarán, y todo será hecho nuevo. Habrá un cántico constante en nuestros labios.

En Apocalipsis 5:12 dice: “que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.”

Este loor entonado en la eternidad por cada criatura que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y que está en el mar y todas las cosas que en ellos hay, dirán: “…Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.” – Apocalipsis 5:13.

DESARROLLO

Dios creó al hombre para su loor y anhelaba del hombre toda adoración (Salmo 150:6).
La alabanza se genera en el corazón, en el interior como fruto de la salvación, fruto del alma redimida por la Sangre del Cordero, por Jesús dejar su gloria y hacerse hombre, para someterse al proyecto del Padre y vencer por nosotros, venciendo a la muerte y darnos el derecho a la eternidad.

Isaías capítulo 12 canta un loor al Señor, por haber restaurado a su pueblo la bendición de la salvación. “Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación.” – Isaías 12:3.

El loor es fruto de un corazón arrepentido, de almas que reconocen su pecado, de siervos que confiesan que Jesucristo es el Señor. (Salmo 103:2,3,4).

El loor es fruto de un corazón agradecido por la promesa, por la promesa esperada, la por la promesa cumplida, agradecido por la victoria que sólo el Señor puede dar. En medio de las turbulencias de la vida, el siervo tiene en su interior una gratitud, una canción, un loor. (Habacuc 3:17,18)

El loor es fruto de la fe. El Señor es el creador de todo el universo, somos libres, la revelación de Dios nos alcanzó y no nos fue impuesta. Tuvimos un encuentro con él, la fe se generó en nosotros, y estamos agradecidos por esta fe, alabamos y cantamos la esperanza de la vida eterna.

David en el Salmo 104 alaba al Señor por toda la belleza, la perfección, la armonía de toda la creación. “A Jehová cantaré en mi vida; A mi Dios cantaré salmos mientras viva.” – Salmo 104:33.

El Antiguo y el Nuevo Testamento encontramos muchos ejemplos de siervos probaron el fruto del loor en su caminar.
Cuando el rey Josafat pasó por un momento muy difícil, ya que llegó la noticia de que se vendría contra él una multitud de Siria para pelear contra Judá.

Josafat temió, Judá, comenzó a pedir ayuda a Dios, y el Señor envió una palabra para no temer, porque la batalla no era de ellos, pero era del Señor Dios. Josafat, Judá y todos los habitantes de Jerusalén, adoraron a Jehová. Los levitas se levantaron y bendijeron al Señor Dios de Israel en alta voz.

Por la mañana se levantaron temprano y salieron al desierto de Tecoa, y Josafat designó cantores para el Señor, delante del ejército, diciendo: “¡Alabado sea el Señor, porque su misericordia es para siempre.” Cuando comenzaron con júbilo a alabar, el Señor puso emboscadas contra el enemigo y ellos fueron derrotados. Vencieron la guerra alabando al Señor. (2 Crónicas 20:21-22)

Pablo y Silas fueron arrestados al predicar el evangelio, por la noche en la cárcel, comenzaron a cantar loores al Señor, y de repente se produjo un terremoto, y los cimientos de la cárcel fueron sacudidos; y al instante se abrieron todas las puertas, y fueron puestos en libertad todos los presos. El loor liberó a todos y trajo salvación al carcelero. (Hechos 16)

El Señor Jesús es nuestro gran ejemplo siempre dio gracias antes de pedir al Padre. Cuando en la multiplicación de los panes el Señor Jesús tomó los siete panes y los peces, y dando gracias, los partió y se los dio a los discípulos, y ellos a la multitud. (Mt 15:36)

El Señor Jesús antes de orar para que Lázaro saliese de la tumba, glorificó al Padre y dijo: Padre, te doy gracias porque me oyes. (Jn 11:41)

APLICACIÓN

El loor en espíritu es algo glorioso, precioso. Conseguimos a través del loor liberaciones, sanidades, salvación, comunión, gozo, alegría.

El loor cambia la situación de muchos, no sólo de aquel que alaba, pero de los que escuchan.

El loor de los levitas delante del enemigo libró al pueblo de una guerra, el loor de Pablo y Silas liberó y trajo salvación. El loor nos libera de las guerras, nos libera y nos da salvación.

El loor nos ha dado comunión con el Padre, que nos da condición de caminar hasta aquel gran día en que nosotros alabaremos al Señor en la gloria.

%d personas les gusta esto: