Estudio para Señoras 14-05-2014

Encuentro con Señoras

Encuentro con Señoras

Les compartimos el estudio completo para la Reunión de Señoras de esta semana. Pueden descargar el archivo completo aquí.

EL FRUTO ALCANZADO A TRAVÉS DE LOS RECURSOS DE LA GRACIA

TEMA: EL AYUNO
TEXTO: Ester 4:16

“Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca.”

INTRODUCCIÓN

El ayuno es un recurso de la gracia, para alcanzar victorias, a través de la intervención del Señor en nuestras luchas. En la palabra de Dios, el ayuno es de gran importancia, y está siempre conectado a hechos y decisiones en la vida de Israel y de la Iglesia, y podemos ver este ejemplo en el libro de Ester.

DESARROLLO

El imperio Babilónico había caído y surge el imperio Medo-Persa como potencia mundial de la época, cumpliendo las profecías con relación al pueblo de Israel.

Una primera parte del pueblo ya había retornado con Zorobabel para Jerusalén para comenzar la reconstrucción del templo. A pesar del libro de Ester estar posicionado en la biblia después de Esdras y Nehemías, los acontecimientos del libro de Ester se dieron quince años antes de Esdras, y aproximadamente treinta años antes de que Nehemías volviera a Jerusalén.

Ester había sido criada por su tío Mardoqueo, pues sus padres habían muerto. Ester representa a la iglesia fiel y Mardoqueo al Espíritu Santo.

Por un plan del Señor Ester se casa con el rey Asuero y se hace reina de la Persia, sin embargo había un cierto Amán que poseía un alto cargo político, y debido a que le molestara que Mardoqueo que no se haya postrado ante él, elaboró un plan para exterminar a todos los judíos y, con ellos a Mardoqueo, engañando el rey acerca de este asunto.

Mardoqueo que siempre orientaba a Ester (el Espíritu Santo siempre orienta a la iglesia), le hizo saber del decreto de muerte. Ester pide a todo el pueblo y sus doncellas que con ella ayunen, a favor de su vida y por aquella causa. Pues no podría ir a la presencia del rey sin ser llamada; el rey tendría que extender su cetro para ella, de lo contrario moriría.

Después de ayunar. Ester fue al rey, que extendió su cetro y atendió su petición, y hubo un gran libramiento para ella y para el pueblo judío. Ester usó un arma poderosa que es el ayuno.

En el Antiguo Testamento hay varias referencias acerca del ayuno, pero el profeta Joel nos dice así:

“Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.” Joel 2.12, 13

De esta forma como dijo el profeta Joel, rasgando nuestro corazón delante del Señor, buscamos ayunar.

En el Nuevo Testamento los discípulos de Juan (Lucas 5.33); la iglesia en Antioquia (Hechos 13.2) y el propio Señor Jesús (Lucas 4.2) ayunaron, mostrándonos su total dependencia del Padre.

CONCLUSIÓN

Ester y el pueblo ayunaron por algo imposible a los ojos humanos, una ley que debía ser cumplida. Pero no hay imposibles para nuestro Dios, y fueron victoriosos. A través del ayuno que hicieron, el proyecto del Señor para con su pueblo se cumplió. El pueblo y sus costumbres fueron respetados, beneficios que pasaron a través de los años, hasta en la buena condición de Nehemías como copero del rey. Esto se debe al ayuno hecho treinta años antes por Ester y el pueblo. Hoy no es diferente, muchas han sido las victorias alcanzadas a través del ayuno.

Las armas que el Señor nos ha dado no son visibles, sino que son secretas, guardadas en nuestro corazón. Son espirituales.

El ayuno es un acto de obediencia y no de sacrificio; de fe, donde el hombre en su interior se humilla delante del Señor. Y el Espíritu Santo viene y nos llena con su gracia y nos hace vencedores.

El Señor ha aceptado nuestros ayunos, ha extendido su cetro a nosotros atendiendo nuestra petición, y por esto hemos alcanzado los frutos de este recurso de la gracia: libramientos, salud restaurada, hogares edificados, paz, alegría, liberación y tantos otros. Victorias sobre victorias.

“Antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; en azotes, en cárceles, en tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos.” 2 Corintios 6:4,5

%d personas les gusta esto: