Estudio para NIA: El Sol de Justicia

ESTUDIO PARA NIÑOS INTERMEDIOS Y ADOLESCENTES: EL SOL DE JUSTICIA

“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.” Malaquías 4:1-2

INTRODUCCIÓN A LA 1ª CLASE

La palabra de Dios nos cuenta que cuando Dios creó este mundo en el que vivimos, éste estaba sin forma y vacío. En el primer libro, el Génesis, que significa “origen”, hay una descripción de toda la obra creadora de Dios. En aquel entonces, el Espíritu Santo de Dios se movía. Era una belleza sentir ese poder de Dios moviéndose. En un momento dado, Dios ordenó que haya lumbreras en el cielo, de modo que por estas lumbreras, Dios pudiera dar señales y también marcar las estaciones de los años para distinguir el día y la noche. El Sol es una gran lumbrera y la luna otra lumbrera que está acompaña de las estrellas (el profesor presentará esta enseñanza mostrando pequeñas figuras, ilustrativas del sol y la luna para que los niños puedan recibir la enseñanza viendo El Sol de Justicia).

Desde que el mundo fue creado, Dios nunca nos ha dejado sin el sol, la luna y las  estrellas. Dios también nos dijo que iban a ser utilizados como señales:

– Josué oró y el sol se detuvo. ¡Qué gran señal!

 Josué 10:13“Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero”.

– Una estrella apareció como señal del nacimiento de Jesús a uno de los sabios y los condujo al lugar donde se encontraba Jesús, una casa en Belén ¡Qué hermosa señal con la que Dios Padre anunció el nacimiento del niño Jesús!

Mateo 2:2, 7,9
v.2 – “…¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”.
v.7 – “Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella”.
v.9 – “Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño.”

– El sol se oscureció, hubo tinieblas desde el mediodía, que es la hora más brillante hasta las tres de la tarde cuando el Señor Jesús murió por nosotros.

Lucas 23:44-45
v.44 “Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.”
v.45 “Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad.”

El sol no brilló, era una gran señal: oscuridad. Cuando no tenemos a Jesús nosotros estamos en oscuridad cuando abrimos nuestro corazón al Señor Jesús entra y nos da luz, que significa la revelación; él se revela y se nos muestra. En esa ocasión, es como si el sol llorase por la muerte de su creador.

Para un centurión, un hombre jefe de 100 soldados fue una gran señal y él dio gloria a Dios.

Apocalipsis 6:12“Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre.”

Qué cosa terrible ver el sol oscuro y tan oscuro como cilicio, una sustancia muy negra. Esto sucederá en la tierra para los que no sean arrebatados por Jesús cuando venga a buscar su iglesia, los niños subirán, los adolescentes, jóvenes, todos los que aceptaron a Jesús el Sol maravilloso.

Así es el propósito del Señor, revelado para que sus niños pequeños, intermedios, adolescentes estudien acerca de Jesús, el Sol de Justicia.

1ª CLASE

“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.” Malaquías 4:1-2

Esta palabra de Dios a través del profeta Malaquías es una señal (ahora sabemos lo que es una señal), es una advertencia para librarnos de este gran sufrimiento por venir sobre el mundo entero. No es para dar miedo, pero es para que nosotros entendamos que Dios nos ama y quiere librarnos de la tristeza, el sufrimiento que vendrá sobre todos, pequeños y grandes, que no se refugien en Jesús, que es nuestro abrigo.

Una vez yo estaba viajando por un lugar cuando llegó una tormenta de nieve. Era tan fuerte que nadie veía y no importaba que el limpiaparabrisas funcionaba no se veía nada. Le pregunté al hermano que estaba conduciendo: “¿Qué es lo que haremos hermanos?” Él calmo respondió: “Vamos a buscar un refugio.” Salimos de la carretera y fuimos a buscar refugio. Era un lugar agradable, todo el mundo estaba allí tranquilo hasta que pasara la tormenta.

El texto citado nos enseña que viene el día y éste se acerca. Y no será como nieve sino como un horno, que quemará a todos los soberbios, ¿saben quiénes son? Son los que confían en el mundo, quiere hacer el mal, desobedientes al Dios maravilloso que preparó un refugio para nosotros. Un abrigo muy seguro para que nosotros no seamos quemados como paja. La paja en el fuego quema muy rápido. Recordemos un hecho que la Biblia muestra claramente y sobre el qué Dios nos quiere decir.

Génesis 4:2-7 nos dice que dos hermanos, Caín y Abel trajeron ofrendas al Señor. Abel trajo un cordero, tal como él aprendió de su padre Adán (mostrar los dos altares). Dios se agradó de Abel que aprendió a obedecer la orientación. El cordero representaba de Jesús que derramaría su sangre en la cruz por nosotros.

Caín ofreció el fruto de la tierra. Fruto de su trabajo fue tal vez más bonito su altar que el de Abel. Dios no atendió, no se agradó de la ofrenda de Caín y Caín se enojó mucho.

Dios fue tan bueno que, fue y le dijo amablemente: “Caín, has el altar correctamente, hazlo como yo le enseñé a tu padre y a tu hermano. Si no lo haces, el pecado te destruirá, y si lo haces Caín, yo aceptaré”.

Caín no lo hizo y el pecado creció en su corazón. Comenzó como desobediencia, ira, furia y asesinato. Mató a su hermano. Dios vio y mandó a escribir en su palabra sobre la sangre de Abel, refiriéndose a la sangre de Cristo, que es la sangre que nos habla hoy.

Así que aquí está la lección que Dios quiere que aprendamos. Huir de la soberbia, del orgullo, de todo lo que nos separa de Dios.

Propósito: el profesor debe mostrar que hay diferencia entre el siervo y el impío (que no es un siervo).

Los adolescentes pueden recordar el Salmo 1º – la bienaventuranza de los que caminan con el Señor, serán como el árbol vivo y no como los que pasarán por el fuego, pues no tendrán ni ramas.

%d personas les gusta esto: