Estudio para Señoras: Jesús Glorificado

Encuentro con Señoras

Encuentro con Señoras

LA ALABANZA AL REY DE REYES, SEÑOR DE SEÑORES QUE REINA ETERNAMENTE

* Nota: Este estudio corresponde al que debe ser usado para las reuniones de señoras de la próxima semana, a partir del día 23 de Julio de 2014.

“Y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén…”. Apocalipsis 1:18

INTRODUCCIÓN

La palabra Apocalipsis viene del griego y significa: revelación, descubrimiento.

El libro del Apocalipsis se abre con la narrativa de la maravillosa visión que el apóstol Juan tuvo del Señor Jesús glorificado, cuando estaba exiliado en la isla de Patmos “…a causa de la Palabra de Dios y por el testimonio de Jesucristo”.Apocalipsis 1.9-19

En Apocalipsis 1.3 hay una promesa de bienaventuranza para todo “…el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas…”

Entonces, nosotros estamos reunidas bajo esa promesa de bienaventuranza, pues así estaremos atentas a las señales de la vuelta del Señor Jesús. Esa bienaventuranza es la primera de las siete que se hallan en este libro del Apocalipsis.

DESARROLLO

Juan narra la visión del arrebatamiento en espíritu, el día del Señor. Contempla una figura maravillosa, “…uno semejante al Hijo Hombre…” Apocalipsis 1.13. Juan conoció el Señor Jesús muy bien, andaba con él por los camino polvorientos, vestido con ropas simples, sin parecer ni hermosura, “…y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura… – varón de dolores, experimentado en quebranto…” Isaías 53.2, 3. Juan ve a Jesús, semejante al “hijo del hombre’’, para que él pudiera identificarlo, pero ahora él ve a Jesús glorificado.

Juan al verlo cayó a sus pies como muerto, Apocalipsis 1.17, tal fue el impacto de su gloriosa presencia. Por más que queramos imaginar lo que Juan vio, no podremos, pues él tuvo la visión “en espíritu”. Pero cuando allá lleguemos, Lo veremos faz a faz.

Visión: “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta”Apocalipsis 1.10

La trompeta, instrumento de viento, Shofar en hebreo, hecho con cuerno de carnero, era usada en grandes ocasiones, convocatorias para anunciar cosas importantes y en esta visión anunciaba “a los siervos las cosas que brevemente han de acontecer’’. ¡Jesús está vivo! “…porque yo vivo, vosotros también viviréis.” – Juan 14.19b

Juan se dio la vuelta para ver quién hablaba con él y ve siete candeleros de oro y en medio de los siete candeleros uno semejante al Hijo del hombre. – Apocalipsis 1.12, 13.

  • Vestido con una ropa larga hasta los pies – vestiduras sacerdotales – el sumo sacerdote perfecto – vestiduras santas, victorioso sobre la muerte: “…Está consumado.” – Juan 19.30b
  • Ceñido por el pecho con un cinturón de oro – su poder y autoridad junto al Padre; ceñido por la verdad. – Efesios 6.14
  • Cabellos blancos como la blanca lana – Jesús la cabeza del cuerpo – Colosenses 1.18 – sabiduría, pensamientos santos, puros, de una vida sufrida, de experiencias vividas, la dirección perfecta que nos lleva a su presencia.
  • Sus ojos como llama de fuego – que ve en lo profundo, es el mirar que calienta el alma.
  • Sus pies – semejantes la bronce bruñido, como si hubieran sido refinados en un horno – su paso en este mundo fue de sufrimiento, humillaciones, desafíos, dolores, calumnias, probado en el fuego y, ahora, relucientes a causa de la gloriosa victoria sobre el mundo, sobre la muerte, victoria de su caminar por nosotros.
  • Su voz como la voz de muchas aguas – en ese momento, no más como voz de trompeta, pero “como de muchas aguas”. Voz poderosa para que nadie deje de oírla, para que se arrepientan y sean libres de la grande tribulación, de la muerte eterna. Nadie sin Él será tenido como inocente. Su evangelio está siendo predicado por todos los medios y por nosotros que aquí estamos, unidos al cuerpo, a la iglesia de Cristo.
  • De su boca salía una aguda espada de dos hilos – la palabra de poder que separa, divide lo que es espiritual (eterno), del que es material y pasajero.
  • Su rostro como el sol cuando en su fuerza resplandece – su gloria total que aún no podemos contemplar, el Sol de justicia, pero lo contemplaremos con nuestro cuerpo glorificado y lo veremos cómo Rey de reyes, Señor de señores.

CONCLUSIÓN

La iglesia redimida por el Señor Jesucristo, bajo ese acontecimiento maravilloso, lo contemplará, glorificado, y como Juan, caeremos a sus pies como muertos pero Él nos dice: “…No temas; yo soy el primero y el último”. Apocalipsis 1.17b

Anhelamos ese gran día del Señor cuando él vendrá para arrebatar su iglesia que lo está buscando cada día con fidelidad y proclamando: ¡MARANATA!

“Que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza.”Apocalipsis 5.12

%d personas les gusta esto: